Somos

Somos
Lo que la nieve ha unido, que no lo separe nadie.

miércoles, 2 de marzo de 2011

ANDORRA (Un año después)

Quedamos tan encantados el año anterior que éste no pudimos resistirnos y sobre las mismas fechas volvimos a subir a Andorra. Esta vez, esta gran pareja que nos ha dado siempre lo mejor, no quiso quedarse atrás, querían probarlo y preparamos la gran expedición para enseñarles qué era aquello, aquel gusanillo que nos llamaba cada año y que no podíamos dejar a un lado.         

Tras poner a punto el equipo la misma noche de llegada, como viene siendo habitual, nos dimos a la cerveza y a las risas. Como también venía siendo habitual tras gran cantidad de cerveza, nos volvimos grandes profesores de lo que nuestros debutantes iban a encontrar al día siguiente y no tuvimos ningún reparo en usar aquello que tuvieramos a mano para explicar de forma totalmente ebria y didáctica como se frena. XD


             

 A la mañana siguiente nos dimos a la aventura. Llegamos a nuestro destino, montamos equipo y a dar clases. No hizo falta ni 15 minutos para que le cogieran rápido el gusto y el truquillo. Se ve que les viene de familia. Como también viene siendo habitual en la familia Barragán pareciera que lo llevaran en la sangre y el cuerpo rápidamente responde a lo que se le viene encima.



A medida que íbamos descubriendo pistas topamos en una de ellas con un bar totalmente hecho de hielo en mitad de una de ellas. No pudimos resistirnos a parar, mirar, curiosear y de paso dar constancia de la buena ubicación con unas cervezas y unas fotos.





Creo que antes de continuar es necesario aportar las pruebas de que lo que digo es totalmente cierto. Aquí están los vídeos.







El segundo día empezó muy bien pero poco a poco se fue complicando la situación. Empezó a nevar y tuvimos que resignarnos y volver a casa. Ya de vuelta la nieve cubrió la carretera de tal forma que había que bajar con cuidado.
Y aún teniendo cuidado los accidentes pasan. Salvamos el coche de milagro. Empezó a deslizar sobre la nieve y evitamos chocar contra otro coche y contra un muro. Nos quedamos a menos de 20cm. Todavía recuerdo como gritábamos de alegría por haberlo salvado y cómo lo festejamos esa noche.




2002-2018 y seguimos sumando años